JESUS LUGO
(Mexico, b. 1963)

Las pinturas de Jesus Lugo reflejan su pasión por el cruce entre el arte y la historia. La reciente serie de pinturas de Lugo han hecho mención a la visión útopica de Tatlin y la revolución rusa, Manet y la cultura Napoleónica de la guerra, Jackson Pollack y el triúnfo de la pintura Americana, y Francisco Toledo y los retos de la mundialización.

No es necesario ser estudiante de historia para apreciar el poder de las pinturas de Lugo. Su romanticismo, irreverencia, y su creación formal son inmediatamente aparentes. Lugo ha adaptado el paisaje histórico a sus propios propósitos, añadiendo como un aparato recurrente un andamiaje imaginario, en parte Piranesi y en parte Rube Goldberg. Este andamiaje, encantador por sí mismo, sugiere que la pintura es una realidad construida, un juego de delicados balances, precario, en peligro de derrumbarse en un abrir y cerrar de ojos. En armonía con su tema voluminoso, las influencias de Lugo abarcan todo desde la pintura europea del siglo IXX y XX hasta el arte japonés, y desde comics y caricaturas hasta el erotismo de la cultura publicitaria contemporánea.

En 2002, Lugo fué otorgado el primer premio del prestigioso Bienal Rufino Tamayo en México. Además de haber exhibido en el Museo Rufino Tamayo, México, D.F., recientes exhibiciones incluyen El Museo de Arte Moderno, México, y ARCO, Madrid.


Profoundly Blue, 2005
oléo sobre tela, 47 x 60 pulgadas